Bad Bunny – X 100PRE

Escrito por el 15 septiembre, 2020

bad bunny x 100pre

Para muchos, X 100PRE de Bad Bunny fue la demostración de que el reggaeton podía ser mucho más

Seguramente 2018 fue el año elemental para la transformación del reggaeton en el nuevo pop: desde Vaina Loca de Ozuna a BEBE de 6ix9ine con Anuel AAMaluma se unió a Shakira para ClandestinoRosalía triunfó con su MalamenteCardi B con Bad Bunny y J Balvin en I Like It y este último publicando su exitoso álbum Vibras. La respuesta: J Balvin cabeza de cartel de eventos como Coachella y Primavera Sound 2019, millones de escuchas y la certificación del género como la nueva niña bonita de la industria a nivel mundial. Sin embargo, muchos todavía teníamos numerosos reparos a la hora de ver en esta música una propuesta artística de calidad. Fue entonces cuando justo antes de acabar el año, en diciembre de 2018, llegó X 100PRE, el primer álbum del (por aquel entonces) atípico Bad Bunny, que nos demostró que el reggaeton podía ser todo eso que visualizábamos.

Este primer álbum del puertoriqueño es mucho más de lo que uno a primera vista puede ver. Tapado por el éxito de MIA junto a Drake y la disposición inevitable de su obra a las pistas de baile, el tiempo y la revisión de esta obra ha demostrado cada vez a más gente que se trata de un proyecto considerablemente introspectivo, diverso y lleno de ideas frescas. Solo hace falta mencionar una de las piezas más populares del disco, Caro: una increíble y potente reivindicación de la personalidad y la exhibición de uno tal y como es (¿Qué carajo’ te importa a ti? Ey / Cómo soy yo, ey / Qué digo yo, ey / Qué hago yo). Pero esto solo es el comienzo: la siguiente canción, Tenemos Que Hablar, es puro pop sin reparos, sin segundas intenciones ni influencias, y empieza a revelar el carácter polifacético de la obra.

Tainy ha ido reivindicándose con el paso del tiempo, pero para muchos este fue el primer proyecto en el que demostró que su talento no se adscribía solo a la radiofórmula. Otra Noche en Miami es otra de esas piezas introspectivas en las que Benito habla de manera muy directa y sincera al micrófono, causando casi escalofríos al ver representada la fama de una manera tan cruda. Sin embargo, lo que hace a la canción arrolladora es el estilo ochentero de la música, basada en una actualización tan fresca obra de Tainy que pone una especie de alfombra roja para que la voz de Bad Bunny sea tomada en cuenta, escuchada y reflexionada (y no simplemente bailada).

Por supuesto, hay tiempo para la fiesta en los 53 minutos del proyecto. El trap y el reggaeton confluyen en la mayoría de canciones con un toque de balada lenta que en muchos casos ha caracterizado a la primera etapa del artista. Piezas como RLNDTSolo de Mi o Si Estuviésemos Juntos exploran este estilo con bastante maestría e inevitablemente se convirtieron en auténticos éxitos del género. Pero si hay una pieza que para nosotros trasciende el éxito, esa es La Romana. Siendo claros: madre mía, qué canción más divertida. Con un argumento tan sencillo como compartir una juca, la canción va avanzando hasta que de manera imprevisible se rompe en mil pedazos para dar lugar al hipnótico momento de El Alfa. Es a partir de ese momento que La Romana no vuelve a ser lo mismo, los BPM suben drásticamente, el ritmo se hace “ardiente” y el calor de la sala sube a límites insospechados.

La prensa tuvo que rendirse al talento compositivo del equipo de Bad BunnyHasta Pitchfork le dió un 8,2 y los que conocéis al medio independiente sabéis que es todo un hito. X 100PRE fue como abrir los ojos por primera vez: el reggaeton no solo podía ser divertido y un elemento de discoteca, sino que tenía capacidad de sorprender, emocionar, comunicar y explorar. No todos los artistas han demostrado tener la capacidad para hacerlo, Bad Bunny es uno de los escasos artistas que muestra lanzamiento a lanzamiento su capacidad para alternar superéxitos con experimentaciones, sirva de ejemplo su más reciente álbum YHLQMDLG.

Al igual que para los otros muchos artistas del género, 2018 fue el momento en el que el público estaba más abierto a la llegada del género, por lo que muy probablemente Bad Bunny estaba destinado a llamar la atención sacara lo que sacara. Sin embargo, muy alejado de conformismos, el puertoriqueño vio la oportunidad y superó las expectativas generadas con un álbum que cerró el año de la mejor de las formas posibles. Una obra que con el tiempo se revelará como atemporal y canónica para el género, si resulta que no lo es ya.

Crítica de YHLQMDLG de Bad Bunny


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist