GOLD: Avicii – Stories

Escrito por el 11 octubre, 2019

Recientemente se cumplían cuatro años del lanzamiento de Stories, el segundo álbum de estudio del productor sueco Avicii. Aprovechando la ocasión, damos comienzo a una nueva sección en KUBO, álbumes GOLD, en el que hablaremos en detalle de proyectos discográficos pasados teniendo en cuenta la perspectiva del paso del tiempo. Este álbum supuso un cambio muy importante en la dinámica del artista y empezaba a anunciar ciertos detalles de su conflictivo final, una pieza muchas veces incomprendida que se ha quedado como una obra de coleccionista para los más atípicos.

Mientras que True, el primer álbum de Tim Bergling fue diseñado y producido en un abrir y cerrar de ojos, este segundo proyecto resultó completamente tedioso y estresante para el artista. Un proyecto que se vio paralizado en un par de ocasiones por sus enfermedades (otro de los motivos que provocarían el terrible desgaste de Tim) y que fue completado durante el verano de 2015 en un fantástico chalet con vistas al mar de Ibiza. A pesar de la idílica ubicación, el artista apenas comía y su obsesión por completar el proyecto era tal, que resulta visible hasta en los temas.
Avicii revolucionó con su primer álbum, aunó dos géneros que nunca antes se habían encontrado y disfrutó del mayor éxito posible. Educado en una familia de gustos muy dispares, el artista disfrutaba de todo tipo de música, una variedad que intentó plasmar en este proyecto. Desde Pure Grinding con ritmos de Rythm and Blues al más que sorprendente Can’t Catch Me totalmente ubicado en el reggae. Avicii quería seguir su camino e innovar a través de la fusión, una técnica que no le salió tan bien en esta ocasión (para el público general).

Por si fuera poco, incontables son el número de canciones que se quedaron fuera del proyecto, pues el artista era una máquina creadora y con el tiempo han quedado olvidados IDs que, aunque no oficiales, dicen mucho de los intereses y la orientación del artista en el momento de lanzamiento de Stories. Una colaboración con Billie Joe Armstrong de Green Day o los rumores de un trabajo con Bon Jovi hablan del interés del artista por grandes vocalistas y por incidir en nuevas oportunidades. Ten Days, que durante mucho tiempo se especuló que era con Bon Jovi, nos habla de la espera y la luz al final del túnel, con ritmos mucho más oscuros y pausados. No es que el artista hubiera entrado en este plano nunca, pues siempre nos quedará Heart Upon My Sleeve y Hope There’s Someone como algunas de sus piezas más destacadas, sin embargo, aquí Tim Bergling nos grita con exaltación que no desea seguir haciendo lo que hasta ahora.

Por eso mismo tenemos Somewhere in Stockholm, una canción a su ciudad natal, un mensaje de amor y cariño tan puro como sencillo y sin artificio alguno. Un tema, que se podría decir que contrasta llamativamente con las piezas que tuvieron que existir por el bien de la carrera comercial de Avicii. Un Waiting For Love que triunfó y un Broken Arrows que mostraba la parte más desgastada de un estilo que probablemente ya no gustaba ni al mismo artista.

Alguna vez me pregunto cómo habría sido la historia si Avicii hubiera sido tratado como un músico compositor y no como un DJ fenómeno de masas. Innovador en 2013 con una banda al completo en Ultra Music Festival, tengo la seguridad de que este artista lo que necesitaba era tener una gira para él solo para que interpretara sus temas a piano con sus grandes vocalistas al lado (al estilo de Kygo). Algunos detalles del desgaste del músico se perciben en las letras de canciones de Stories, haciéndose la mayoría de veces referencia a Sunset Jesus como una de las más directas en este sentido.

Alguien que haya escuchado con detenimiento esta obra y la disfrute apenas podrá dejar de hablar de ningún tema, debido a que cada uno de ellos cuenta con una personalidad diferenciada y casi única dentro de la discografía del artista. Gonna Love Ya es una canción con una letra llena de sencillez pero que impacta con fuerza sobre el oyente. Una sensibilidad que repentinamente se transforma en uno de los drops más improvisados y atrevidos de su carrera. True Believer también resultade las más curiosas porque aparece la voz de Tim, evidentemente filtrada, pero es el único material vocal del artista en toda su carrera.

A partir de este momento, Avicii viviría el resto de su carrera en una continua lucha entre su poder comercial y su carácter más personal. Después del fracaso comercial de Stories, tardaría tres años en volver a publicar un nuevo proyecto y nos mostraría al artista más confuso, un Avicii que intentaba no abandonar su estilo más exitoso pero que se esfuerza por estirarse para ofrecer algo nuevo y más adaptado a sus verdaderos deseos. Ejemplo inconfundible de ello, You Be Loved con Billy Raffoul es un fallo estrepitoso que reúne lo mejor Stories y lo mejor de True. Una incapacidad para compaginar sus dos vidas que le llevó a un catastrófico final.

Minimix de Stories publicado por Avicii días antes al lanzamiento

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista