Nick Cave – Idiot Prayer: Nick Cave Alone At Alexandra Palace

Escrito por el 9 diciembre, 2020

nick cave idiot prayer

Nick Cave nos presenta Idiot Prayer, un concierto en vivo donde lo deja todo de lado para invitarnos como espectadores a un baile de sentimientos

Siempre es difícil definir a Nick Cave, un artista multidisciplinar, una leyenda viva de la música popular, un poeta beat, un genio constante, un alarde de sinceridad y carisma, un jugador que arriesga y gana.

Es inevitable también hablar del australiano sin mencionar su larguísima y espectacular trayectoria que, con algunos coqueteos a finales de los 70, se volvería en 1984 efectivamente eterno con el lanzamiento de From Here to Eternity con su infalible banda: los Bad Seeds. Cave desde entonces ha avanzado sin temor por los más dispares géneros y ha salido no solo airoso, sino triunfante. Posiblemente hablemos de uno de los artistas mas constantes en calidad de los últimos 35 años, desde el pospunk (si, intencionalmente así escrito) al más íntimo ambient, pasando por movimientos tan dispares como rock gótico o el new age, un tipo multidisciplinar que nos regala pedacitos de su alma en cada composición, dejándonos adentrarnos en lo mas profundo de su ser con cada lanzamiento.

Intento no dar nunca nada por sentado y darlo todo por sentado a la vez, y siendo así, soy bastante reacio a recomendar discos y más discos (como si hubiera pocos) en los que el lector deba fijarse o zambullirse por completo, siendo mas partidario del descubrimiento individual y del autoaprendizaje, pero voy a romper mi regla por el que considero uno de los artistas mas fantásticos de la historia de la música, y lo hago no porque haya que hacerlo o por declarar su música como un imprescindible (que ciertamente lo es), sino mas bien porque creo que todos tenemos potencial para dejarnos conquistar por Nick Cave si le damos esa oportunidad, demostrándonos su talento para abarcar multitud de espacios tanto musicales como líricos.

Después de esta alegoría vamos a entrar en materia y lo que me trae hoy al teclado de mi ordenador no es sino otro teclado, el del piano que Cave ha acariciado en el histórico espacio de cultura Alexandra Palace, al norte de Londres. Un disco grabado en directo y a la vez una
película-concierto. Para hablar sin rodeos, una actuación en la que únicamente nos encontramos a Nick Cave frente a un piano, perdiendo el protagonismo los sonidos atmosféricos característicos de sus últimos trabajos o cualquier tipo de arreglo instrumental ajeno al piano que mencionaba. Como si de un duelo del oeste se tratara, ambos elementos son los protagonistas del concierto. Rescatando canciones de todo su repertorio (en especial de su ultimo trabajo Ghosteen), se libra de todo sonido ajeno y se lo echa a la espalda y a las manos, para intentar llegar a la cumbre con él.

Ciertamente el valor del disco es el entusiasmo de la voz de Cave y cómo juega con los sutiles golpes al piano, creando una atmósfera de soledad y oscuridad guiada por estos dos elementos. La originalidad es escasa, pues no deja de tratarse de un concierto, de una selección de
canciones de estudio previas puestas en marcha en el Alexandra. El mérito y la exquisitez reside en la simplicidad del conjunto, canciones clásicas de Nick Cave & The Bad Seeds tras un lavado de cara y una reducción absoluta a un instrumento y a una voz única.

Un gran concierto, una ejecución precisa y preciosa en un ambiente único y con un artista que lleva en su momento dulce más de 35 años.

Reviews de películas musicales


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Canción actual

Título

Artista