Cómo catalogar y conservar tu colección de discos

Escrito por el 16 enero, 2021

Te damos los mejores consejos para saber cuánto vale tu colección de discos y tenerla bien organizada y protegida

¿Quién no disfruta con una versión física de su álbum favorito o escuchando una buena colección de discos? Muchos amantes de la música disfrutan teniendo unos cuantos álbumes en su casa que poder disfrutar ocasionalmente, pero existen auténticos fanáticos del coleccionismo musical y muchas de sus piezas pueden llegar a valer auténticos dinerales. Por ello, es una gran idea tener bien organizados y catalogados tus vinilos y discos sea en el formato que sea, ya que te ayudará a tener una referencia de su valor y te ayudará a la hora de adquirir nuevos discos.

Además, si tu colección comienza a ser muy grande, sabrás que es esencial tener bien registrados todos y cada uno de los discos para que no queden olvidados por siempre en la estantería. Por suerte, la tecnología está de nuestro lado para ayudarnos con esta tarea que muchas veces parece muy complicada. En este artículo te ayudaremos a tener toda la información relevante para que el coleccionismo de discos no tenga ningún misterio.

Datos necesarios para archivar bien un vinilo

  • Artista / Álbum: Evidentemente, se trata de la información más básica del vinilo.
  • Fechas del álbum:
    • Año de lanzamiento: El año en el que se lanzó el disco
    • Año de la edición: Este año es importante para saber si contamos con una primera edición del disco o no, ya que estas primeras ediciones suelen contar con bastante más valor para coleccionistas.
  • País de origen del vinilo: Ahora no es habitual, pero antiguamente la fabricación de discos estaba adscrita a cada país y generalmente las ediciones del país de origen del artista tienen más valor. Es decir, si tienes un álbum de Kraftwerk, será mucho más interesante su copia fabricada en Alemania que una copia hecha en España.
  • Estado de conservación: Muy importante sobre todo si quieres poner a la venta los discos, lo bueno al respecto del estado de conservación es que existe una clasificación de estados estándar que ayuda a que todo el mundo pueda comprender bajo unos mismos términos cómo se encuentra un disco. Esta clasificación se llama Goldmine Standard, te dejamos la lista:
    • S (Sealed):
      • El disco permanece en su embalaje original.
    • M (Mint):
      • Como nuevo, aunque ya no se encuentra en su embalaje original.
    • NM (Near Mint):
      • El estuche está casi perfectos y únicamente se pueden encontrar algunas marcas de uso mínimas. El dibujo artístico y el estuche deben estar en perfectas condiciones.
      • Disco casi perfecto, no debería haber ninguna falla que afectara a la calidad sonora del disco (si lo tuviera no podría considerarse M o NM)
    • EX (Excellent):
      • En el estuche pequeñas marcas, rallas o pliegues muy discretos.
      • El disco muestra signos de haber sido escuchado, pero el deterioro de la calidad sonora es inaudible.
    • VG++ (Very Good ++):
      • En el estuche pequeñas marcas, rallas o pliegues todavía muy discretos.
      • El disco muestra signos de haber sido escuchado, pero el deterioro de la calidad sonora es inaudible.
    • VG+ (Very Good +):
      • La funda presenta signos visibles de haberse manipulado: cantos minimamente curvados, etiquetas de precio, pliegues. Pero no debe presentar mayores defectos. También es el caso de estuches perfectos pero con una perforación o canto marcado.
      • El habitual en discos de segunda mano. Algunas rayas que no afectan la calidad sonora, es posible oír algún crujido en pletinas muy sensibles.
    • VG (Very Good):
      • Estuche usado y con distintas marcas como pliegues, despegados, usura en los bordes, decoloraciones y un inicio de marca circular del disco en el estuche.
      • Signos en el disco del paso del tiempo evidentes. Rayas y marcas que afectan a la calidad sonora. Posibles crujidos y pequeños saltos si el disco está ligeramente curvado.
    • VG- (Very Good -):
      • Estuche usado y con distintas marcas como pliegues, despegados, usura en los bordes, decoloraciones y un inicio de marca circular del disco en el estuche.
      • Signos en el disco del paso del tiempo evidentes. Rayas y marcas que afectan a la calidad sonora. Posibles crujidos y pequeños saltos si el disco está ligeramente curvado.
    • G (Good):
      • Semejante a VG- pero añadiendo anotaciones, papel curvado por humedad o desgarros en los bordes.
      • La calidad del sonido del disco está deteriorada al haber sido reproducido muchas veces, se oye un soplido y puede tener saltos y crujidos. Surcos del disco no distinguibles.
    • B (Bad):
      • Estuche muy dañado con marcas de uso, desgarros y otras señales. También para cuando faltan elementos del producto.
      • El disco no se reproduce correctamente, esta muy dañado por rayas y defectos. Incluso podría estar roto, aunque solo debería incluirse si es un ejemplar muy raro.
    • NA (No Aplicable):
      • Falta el estuche o no es aplicable (en caso de fundas neutras blancas o negras, libros, merch u otros).
      • Falta el disco o no es aplicable (libros, merch u otros).
    • Por otro lado, es importante marcar si tiene etiquetas pegadas y dónde, porque muchos coleccionistas rechazan este tipo de piezas.
  • Discográfica: Es interesante por que hay discos que han sido editados por varias discográficas o que han cambiado con el paso de los años. Algunos ejemplos habituales con RCA, Polydor, Sony, Universal, Warner Brothers, etc.
  • Datos físicos: Tamaño (discos de 12, 10 o 7 pulgadas). Número de discos y peso (existe ligero o estándar y 180 gramos, que es más resistente y de más calidad de sonido). Papel envoltorio del disco original dentro del estuche (se deterioran muy rápido y ofrecen bastante valor).
  • Otros datos que podrías apuntar:
    • Códigos de barras: Ofrece mucha información instantánea, pero no están en todos los discos ni mucho menos.
    • Número de matriz: Cuando se imprimen los discos se emplean unas matrices que sirven como moldes, estas matrices se desgastan con el uso y cada cierto número de discos se cambian (aproximadamente cada 20.000 o 30.000 discos). La cuestión es que la primera matriz se asemeja más al máster de la obra que las siguientes y por tanto tiene mayor calidad de sonido, por lo que coleccionistas muy avanzados le suelen dar bastante valor. Sin embargo, se trata de precisiones de un nivel muy alto prácticamente imperceptibles. El número de matriz lo podrás encontrar en relieve en el centro del vinilo.
  • Observaciones: Es interesante tener esta casilla para indicar cualquier detalle que pudiera ser importante al respecto.
  • En ocasiones, los vinilos vienen con pequeñas etiquetas en el envoltorio plastificado. Estas etiquetas son muy buena referencia de que se trata de una primera edición o de una edición especial, ahora que no es tan habitual ver los años de edición dentro de los discos. Lo mejor es recortar la etiqueta y meterla dentro de la funda del disco.
etiquetas vinilos
Ejemplos de etiquetas en vinilos

¿Cómo proteger tus discos?

La realidad es que los discos llegan a deteriorarse bastante rápido si no se tienen en cuenta algunos detalles básicos necesarios para su conservación y almacenamiento, por lo que aquí te vamos a comentar todo lo más importante al respecto.

Lo primero que debemos hacer cuando compremos un disco es quitarle el envoltorio plastificado. Esto, que puede parecer extraño, debe hacerse porque estos plásticos son poco resistentes y se derriten a bajas temperaturas, por lo que con el paso del tiempo, especialmente en zonas de bastante calor, el plástico podría quedarse pegado al cartón y causar un auténtico desastre.

Evidentemente, como el cartón así solo se va a deteriorar mucho, tendremos que ponerle una nueva funda más pesada de polietileno. Estas fundas son mucho más pesadas y ayudan a que los discos no deterioren el cartón, a la vez que protegen de que pueda entrarles polvo o se estropee este mismo. Realmente no son demasiado caras y merece la pena hacerse con ellas para garantizar el estado de conservación del disco. Aquí te dejamos una buena referencia que utilizamos nosotros.

Después, también es muy importante la funda interior del disco. Habitualmente los discos ya vienen protegidos en fundas de papel que pueden servir para conservar el disco, pero como hemos comentado anteriormente, si el disco es antiguo puede haber perdido esta funda original o necesitar una nueva porque se ha deteriorado mucho. Al igual que hemos dicho antes, no se trata de una gran inversión teniendo en cuenta que nos puede salvar de grandes deterioros. Nosotros te recomendamos estas fundas de la misma marca.

  • Hay que cuidar que el disco no se encuentre a altas temperaturas, pues sufre mucho si se encuentra en espacios a más de 30º.
  • La humedad también es muy agresiva contra los vinilos, pudiendo aparecer hongos sobre el PVC que pueden extenderse a lo largo de tu colección, causando graves perjuicios sobre ella.
  • Deben apilarse en vertical, ya que si se ponen unos encima de otros o si se ponen algo encima, la presión provocará que los surcos del vinilo se borren con el paso del tiempo.

¿Cómo limpiar tu disco?

Para esto, lo mejor es que veas el excelente vídeo de explicación de Music Radar Clan, en el que podrás entender mucho mejor cómo se limpian los discos y qué materiales son los idóneos según el tipo de vinilo y el tipo de suciedad.

La aplicación fundamental: Discogs

Cuando empiezas a tener una colección mínimamente amplia, no nos vamos a engañar, todo este proceso puede ser un poco tedioso sobre todo a la hora de realizar actualizaciones y no perder información por el camino. Por ello existe una aplicación gratuita que que te ayuda a tener guardada toda tu colección e incluso a darle una valoración orientativa a la misma.

Discogs es la plataforma más grande de compraventa de vinilos, un punto de referencia para encontrar el valor de un disco y adquirirlos. Lo especialmente bueno de esta página web es que puedes registrarte e ir incluyendo tu colección, ya que cuenta con una inmensa base de datos con prácticamente TODOS los discos que se han producido en la historia.

Lo positivo es que si escribes el número de referencia del disco o el código de barras, automáticamente te saldrá tu edición del disco (y varias más semejantes), lo que te permitirá ubicar rápidamente cada disco. Además, Discogs tiene una aplicación móvil a través de la cual puedes incluso escanear el código de barras para acceder automáticamente a la edición concreta.

discogs
Ejemplos de la aplicación móvil de Discogs

A través de la compraventa de discos, la página puede hacer una estimación de cuánto vale tu producto y así calcular cuánto vale tu colección. Esto igualmente te ayuda a saber cuál es el precio real de un disco si estás interesado de comprarlo y no gastar de más en un producto. Hay que tener cuidado porque este precio basado en la compraventa evidentemente puede no ser preciso, en caso de que los productos vendidos no estén en buen estado o nunca se haya vendido una copia en la plataforma (algo que puede suceder con ediciones extremadamente raras).

Igualmente, puede serte útil si quieres vender tu disco, ya que es un punto de encuentro donde se encuentran la mayoría de tiendas de discos del mundo y, por tanto, una referencia de calidad a la hora de comercializar este tipo de productos. Además, la plataforma cuenta con otras funcionalidades como listas de deseos, informándote cuando un disco que llevas buscando mucho tiempo sale a la venta, o un directorio de tiendas de discos en tu zona.

Otros formatos: CDs y Cassettes

Aunque la colección de música suele asociarse a los discos de vinilo, también hay muchos amantes de los CDs y de alguna manera algunas discográficas están tratando de traer de vuelta los cassettes como elemento de coleccionismo.

El cuidado de estos productos no suele ser tan exigente, pero en el caso de los cassettes el paso del tiempo les puede provocar ciertos deterioro como moho, magnetización de los cabezales u otros detalles. Para evitar que esto suceda, ten bien en cuenta los siguientes puntos:

  • Mantener la cinta embobinada en uno de sus carretes: Las cintas tienen una cinta más resistente en los extremos que está pensada para proteger el resto de cinta cuando está bien recogida.
  • Procurar no usarla en ambientes con aerosoles, vapores o polvo, residuos que pueden alterar la calidad de sonido. Además, tratar de almacenarlas en lugares frescos, secos y sin luz solar directa. También evitar que se caigan, sufran golpes fuertes o cambios bruscos de temperatura.
  • Almacenar las cintas de manera vertical: Para que los carretes sean soportados por sus cubos y no por la suspensión del carrete, como sucedería en el caso de estar acostados.
  • Cada cierto tiempo (unos 3 años aproximadamente), conviene recorrer la totalidad de la cinta un par de veces.
  • Mantener la cinta alejada de campos magnéticos (hornos, microondas, teléfonos…etc.): Estos magnetismos pueden provocar hasta la pérdida del contenido de la cinta.
  • Mantén los cassettes en sus respectivas cajas para una mejor conservación.
  • No tocar con los dedos la cinta o sus ejes, para manipular estas partes habría que utilizar unos guantes que no produzcan pelusa.
  • Tira cualquier cinta excesivamente dañada que pudiera dejar residuos en la cassettera. Igualmente revisa regularmente el cojinete del cassette (la pieza que garantiza un buen contacto entre la cinta y el cabezal), también es conveniente limpiar la ruta de la cinta en el aparato reproductor de vez en cuando.
  • Si se va a reutilizar la cinta, es recomendable borrarla antes.

En el caso de los CDs, el elemento esencial para no estropearlos es no hacer el bruto, pues se trata de un material muy resistente que no sufre deterioros reales si se trata con cuidado 😉 . Lo que si que debes cuidar, es que cada disco tenga su propia caja, porque es verdad que con el paso del tiempo algunas se pueden perder y empiezas a acumular CDs dentro de cajas que no corresponden. Lo más sencillo es hacerse con algunas cajas para CDs como éstas, los porta-CDs podrían ser también una opción pero lógicamente protegen bastante menos la pieza.

Esperamos que haya sido de utilidad toda esta información y recuerda que en nuestra web podrás encontrar mucho más contenido sobre el mundo de la música.

¿Qué son los royalties en música?


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista